A propósito del paro

por Carlos Hugo Molina (*)

Existe una torpe confrontación que mantiene el MAS contra Santa Cruz, calificándola genéricamente como oligarca, separatista y golpista; el Gobierno sigue sin entender que se está enfrentando con la nueva Bolivia y con los bolivianos que, viviendo en Santa Cruz, apostamos por un país productivo, integrado, competitivo, plural, respetuoso de las diferencias, abierto al mundo.

Y que expresa los cuatro productos que se han impuesto en el mundo para lograr territorios sostenibles: la consolidación de las ciudades, el fortalecimiento de la clase media, la seguridad alimentaria rural, y la inserción y competitividad en la economía internacional.

Santa Cruz defiende un modelo de desarrollo que no es reproducible en sus manifestaciones (no se podrá cultivar soya ni asaí en el altiplano), y precisamente por ello, repite que la necesidad de progreso nunca fue sólo cruceña. Los procesos de siembra y cosecha digna, de generación de excedente sobre la base de las características naturales que tienen los departamentos y con personas libres produciendo donde nacieron, expresan una aspiración de futuro y de país que es patrimonio de todos los bolivianos.

Otro equívoco es el calificar erróneamente la defensa de valores republicanos como pretensiones localistas. ¿Acaso, la necesidad de una justicia transparente, de un censo útil, de la suspensión de la persecución judicial del adversario, el fin del reinado de la cocaína y la corrupción, el respeto a la seguridad jurídica y a la producción, favorecen sólo a Santa Cruz?

El reto es más grande que la miopía, venga de donde venga y esté vestida de ojota, poncho o levita.

*Abogado y exprefecto de Santa Cruz

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba