Apariencia y realidad en las elecciones auton贸micas de Madrid

饾悗饾悘饾悎饾悕饾悎饾悗饾悕 – 饾悐饾惃饾惂-饾悡饾悶饾惐饾惌饾惃 #饾煆

Texto de Hugo Carvajal Donoso

Las recientes elecciones en la Comunidad de Madrid el pasado 4 de mayo, 驴marcan una nueva correlaci贸n de fuerzas en la pol铆tica espa帽ola? Esta es la pregunta que muchos se hacen. Para los socialistas (PSOE) es solo un resultado regional y no puede extrapolarse a todo el pa铆s; con ello quieren colocar un 鈥渃ortafuegos鈥 a su derrota y evitar que se expanda a otros 谩mbitos territoriales e institucionales del Estado. Para los conservadores del Partido Popular (PP) es el inicio del fin del gobierno de Pedro S谩nchez (49) y del  PSOE, desean retomar aliento y empezar a perge帽ar un adelanto de las elecciones generales a trav茅s del mecanismo de la moci贸n de censura al Presidente en el Congreso de los Diputados. Este mecanismo se aplic贸 por primera vez en la joven democracia espa帽ola en junio de 2018 al presidente Mariano Rajoy (66). Ahora el l铆der de los Populares Pablo Casado (40) llama a preparar un 鈥渃ambio de ciclo鈥.

Todo comenz贸 cuando pretendieron desbancar al PP en Murcia y Madrid

 Molestos por no ser adecuadamente considerados por su aliados del PP, el partido Ciudadanos (Cs) de In茅s Arrimadas (39) en las comunidades de Murcia y Madrid, implement贸 acercamientos con el PSOE para ejecutar mecanismos de censura a los presidentes de esas comunidades. Por su parte los Populares iniciaron simult谩neamente la estrategia de absorci贸n pol铆tica de Ciudadanos, para concentrar el 鈥渧oto de centro derecha鈥 y de esta manera obtener un mayor rendimiento electoral a la hora de conseguir esca帽os parlamentarios.

Es importante remarcar que la cultura democr谩tica de coalici贸n de gobierno, sea regional o nacional, no est谩 muy desarrollada y asimilada por los actores pol铆ticos de todo el espectro pol铆tico espa帽ol. Conciben el ejercicio del poder bajo el alero exclusivo del aparato partidario, controlado por un n煤cleo selecto, con la indiscutible y exclusiva conducci贸n del jefe/presidente de la organizaci贸n. No contemplan el ejercicio de la pol铆tica como un procedimiento complejo, donde los dirigentes en todos los niveles e instancias del Estado deben aprender a convivir con las presiones.

 Los principales partidos nacionales: PSOE y el PP, a帽oran la 茅poca del bipartidismo y reproducen esta l贸gica de gobierno en todos los estamentos de la arquitectura institucional del pa铆s. El mecanismo empleado para conformar mayor铆a en el Congreso, giraba en torno a lo que se vino a llamar: 鈥済eometr铆a variable鈥, conseguir votos para los presupuestos anuales, evitar censuras y aprobar decisiones importantes en el parlamento. Para ello el partido en el gobierno 鈥擯SOE o PP鈥  conced铆a recursos financieros adicionales a los partidos regionales, principalmente a los de la comunidad vasca y catalana. Ciudadanos y Unidas Podemos tampoco escapan a esta inmadurez democr谩tica. Constantemente presionan por la implementaci贸n de pol铆ticas de gobierno, escasamente aceptadas por los factores de poder y  ciudadan铆a que respaldan a Socialistas o Populares.

Se habl贸 del efecto mariposa de Murcia, haciendo referencia a  la fallida moci贸n de censura que el Psoe urdi贸 con el partido Ciudadanos para apartar al presidente de esa Comunidad. El apetito hegem贸nico de poder de La Moncloa  planific贸 el golpe pol铆tico simultaneo a los presidentes del PP en Murcia y Madrid. Nunca se expresaron en p煤blico estas intenciones, pero casualidades en pol铆tica no existen. Las directivas territoriales del Psoe y Ciudadanos coordinaron el contenido de los escritos, llegando incluso a ponerse de acuerdo en los nombres de las personas que presidir铆an el gobierno murciano. En el caso de Madrid la solicitud de censura se demor贸,  lleg贸 minutos m谩s tarde a la disoluci贸n de la Asamblea. Por su parte el PP  ya estaba haciendo labor de zapa entre los diputados 鈥攕upuestamente aliados鈥 de la endeble coalici贸n de gobierno territorial. Desbarat贸 la moci贸n de censura en ambas regiones, actuando con agilidad: cooptando dirigentes, diputados de Ciudadanos y compartiendo su poder exclusivo. As铆 comenz贸 la crisis pol铆tica donde se confrontaron dos grandes estrategas electorales,  el Popular Miguel 脕ngel Rodr铆guez (57) y el Socialista Iv谩n Redondo (40). Resultado: la experiencia triunf贸 sobre  la impaciencia.

Estamos en 鈥渆l reino de Ayuso鈥

Tomo la expresi贸n de un joven, que como tantos  otros, llamaron a sus contempor谩neos del resto del pa铆s y de otras latitudes europeas para gozar de la 鈥渘ormalidad鈥 citadina y de la noche madrile帽a. Restringida al m谩ximo en otras ciudades con el cierre de restaurantes, bares, cafeter铆as, teatros y tiendas; una prolongada pesadilla que impacient贸 a la juventud. En Madrid hay vida: era el efecto llamada. Este para铆so como lo denominaban todos los que pisaban este suelo, ten铆a una clara protagonista: la Presidenta de la Comunidad Isabel  D铆az Ayuso (42).

驴Por qu茅 Ayuso efect煤a esta arriesgada jugada? Estaba al tanto que Madrid no sufr铆a la fatiga de la pandemia. Elabor贸 una serie de medidas y pol铆ticas de gobierno que encaminaron la 鈥渁pariencia鈥 de una normalidad citadina. Impidi贸 el cierre de los espacios de ocio y consumo, enfrent谩ndose en varias ocasiones al Presidente de Gobierno. Emerg铆a como una  espartana, evitando la quiebra de al menos un tercio de los peque帽os y medianos negocios privados.

驴Esto significaba un ambiente para la propagaci贸n del virus?, cierto. La respuesta de Ayuso: hay m谩s contagios en fiestas clandestinas, botellones, y reuniones familiares sin control. Con estas medidas se garantizaba el empleo de transportistas, hosteleros, camareros, comerciantes, y un largo etc茅tera de trabajadores. Como todo en la vida, hay un pro y un contra. Como buena pol铆tica, aquilat贸 e intuy贸 lo m谩s apropiado. Todos los que salvaron sus empleos y negocios particulares; sean de izquierda, derecha o centro, terminaron votando por Ayuso.

 El efecto de construir una apariencia de normalidad citadina frente a los agoreros del desastre, marc贸 el camino de la victoria contundente; Ayuso obtuvo  m谩s diputados que los tres partidos de izquierda: M谩s Madrid (segundo), PSOE (tercero), y Unidas Podemos (quinto), detractores de la a帽orada normalidad.

El equipo de Ayuso no improvis贸 en ning煤n momento de la campa帽a electoral,  trabajaron con anticipaci贸n la consigna para apuntalar la pol铆tica regional desplegada durante la pandemia: Libertad o Socialismo. Lo 煤nico que esperaba el equipo de Ayuso, era un pretexto, la oportunidad para anular a Ciudadanos y concentrar nuevamente el 鈥渃entro derecha鈥, acabar con la perjudicial fragmentaci贸n del voto Popular. El objetivo es retornar al a帽orado bipartidismo: PP y PSOE, y hacer que el triunfo electoral tenga un efecto expansivo en toda la pen铆nsula.

驴Qu茅 significaba Libertad? Moverte por la comunidad, ir de ca帽as (cervezas), encontrarte con amigos, ir al cine o teatro, respondi贸 Ayuso a los periodistas. Los intelectuales y supremacistas morales de la izquierda respondieron a coro: 隆eso es banalizar la libertad! Una vez m谩s se constata que: las propuestas y acciones pol铆ticas se deben encuadrar en el  contexto social que toca vivir. No en las viejas y repetidas respuestas ideol贸gicas. Los estrategas y l铆deres de la izquierda no captaban que la poblaci贸n, especialmente los j贸venes, estaban hasta el 鈥渕o帽o鈥 de las restricciones impuestas por el 鈥淓stado de Alarma鈥 durante los 煤ltimos seis meses. La pandemia ocasion贸 fatiga social, agravada por: el desempleo creciente, la  lentitud en la implementaci贸n de medidas  de alivio econ贸mico, ausencia de pol铆ticas efectivas/concretas dirigidas a la poblaci贸n m谩s vulnerable, visibilidad del hambre en largas colas, y la  incertidumbre sanitaria interminable.

Gabilondo: chivo expiatorio de la err贸nea estrategia del PSOE

La peor manera de iniciar una campa帽a electoral es obligar a un dirigente del partido a ser candidato, eso aconteci贸 con 脕ngel Gabilondo (72), ya estaba preparado para asumir como Defensor del Pueblo, cuando a Ayuso se le ocurri贸 disolver la Asamblea madrile帽a de 132 miembros y  adelantar las elecciones. Su astuta decisi贸n, literalmente pill贸 en fuera de juego al mundo pol铆tico espa帽ol.

El PSOE comenz贸 a improvisar nada menos que en la capital del Reino, donde el PP gobierna los 煤ltimos 26 a帽os. Es inconcebible que un partido centenario, estando en el gobierno desde 2018, no implementara la reconstrucci贸n org谩nica y la promoci贸n de nuevos liderazgos. Hicieron todo lo contrario; la nueva directiva socialista promovi贸 la concentraci贸n de poder en un estrecho n煤cleo, archivando valores ideol贸gicos, alejando l铆deres hist贸ricos, y concentrando la coalici贸n pol铆tica alrededor de Pedro S谩nchez y Pablo Iglesias (42), articuladores centrales de la inestable y endeble mayor铆a parlamentaria. Es cierto que Pedro S谩nchez inaugura el primer gobierno de coalici贸n en democracia, pero lo hizo a costa de desnaturalizar al PSOE legendario y de concentrar el poder pol铆tico, individualizar desmedidamente la conducci贸n partidaria, como ning煤n l铆der socialista en la reciente etapa democr谩tica desde 1978.

Se sumaron un rosario de desaciertos durante la campa帽a electoral:

 La primera metida de pata consisti贸 en ideologizar y 鈥渟obrepolitizar鈥 la campa帽a. El gur煤 de la Moncloa: Iv谩n Redondo posicion贸 la consigna: 鈥淣o es s贸lo Madrid. Es la democracia鈥, contra el criterio inicial de Gabilondo: regionalizar la contienda electoral, medirse cuerpo a cuerpo con Ayuso, para desmenuzar los errores cometidos en la gesti贸n de la pandemia, resaltando la opaca gesti贸n administrativa de los 煤ltimos presidentes Populares en la Comunidad.

El segundo error, continuar desplazando a la direcci贸n del partido en la conducci贸n de la campa帽a. Se imit贸 el esquema implementado en las elecciones catalanas del 4F. el candidato y conducci贸n de las elecciones se decidi贸 en Palacio de Gobierno: La Moncloa. Cuando se ejecuta la campa帽a desde una instituci贸n del Estado, se  burocratiza y bloquea a la estructura del partido, evitando su compromiso activo en la movilizaci贸n y rastreo electoral. La militancia fue reducida a simple observadora, convocada a reducidos m铆tines 鈥攑or las limitaciones sanitarias鈥, se le quit贸  motivaci贸n, ocasionando su escasa presencia en las calles y plazas  madrile帽as. Los socialistas dejaron de conectar con la gente. Fueron m谩s notorias las carpas proselitistas del resto de competidores.

El Tercer error, consecuente con la estrategia elaborada,  fue visibilizar excesivamente la figura del Presidente de Gobierno en la campa帽a, menoscabando 鈥攄esdibujando鈥  la imagen del candidato Gabilondo. Si a ello agregamos la sorpresiva renuncia del segundo vicepresidente Iglesias para incorporarse desesperadamente a la contienda, con la finalidad de detener el declive de Unidas Podemos; el convite estaba servido. Tanto el PSOE como Unidas Podemos cayeron en la emboscada pol铆tica tramada por  Rodr铆guez. La respuesta de Ayuso: 鈥淓spa帽a me debe una: librarlos de Pablo Iglesias鈥 en el gobierno.

Cuarto error. Subestimar el 鈥渆fecto Ayuso鈥. La presidenta no es un simple constructo electoral, es genuina en su estilo directo de comunicaci贸n con la gente.  Aguda e implacable con el adversario. Posee gran intuici贸n y gener贸 una imagen de contrapoder a las pol铆ticas socialistas del gobierno.

Ni la cocinada encuesta del Centro de Investigaciones Sociol贸gicas publicada en la recta final de la campa帽a electoral, otorgando un virtual empate en el n煤mero de diputados entre los bloques de izquierda y derecha, pudo influir en el estado de 谩nimo de los votantes. La err贸nea estrategia pol铆tica impuesta al candidato Gabilondo, condujo al peor resultado electoral del PSOE madrile帽o en  la historia de la democracia. Y como el poder requiere de victimas para ser respetado, buscaron inmediatamente dos culpables: el jefe del partido en Madrid, y el candidato 脕ngel Gabilondo. Ambos, pagaron errores ajenos.

驴Se  inicia  otro ciclo en la pol铆tica espa帽ola?

Es muy temprano para asegurar cambio de ciclo. Lo indiscutible es que el juego volvi贸 a abrirse despu茅s de tres largos a帽os, los Populares por primera vez avizoran vientos favorables en su camino de retorno a La Moncloa. Difunden a los cuatro vientos las 煤ltimas encuestas que dan el primer lugar en la intenci贸n de voto al Partido Popular.

Otras derivaciones:

. El joven partido M谩s Madrid de I帽igo Errej贸n (37) se convierte en la primera fuerza pol铆tica de la Izquierda y M贸nica Garc铆a (47), candidata a la presidencia, ocupar谩 el asiento principal que corresponde a la cabeza de oposici贸n en la Asamblea madrile帽a. Se proyecta como l铆der pol铆tica regional, superando a varios dirigentes Unidas Podemos.

. El resultado de Unidas Podemos fue un fiasco pol铆tico, queda relegada al 煤ltimo lugar en la Asamblea. Es muy probable el desacople de la alianza por parte de Izquierda Unida de Alberto Garz贸n (35) y, el alejamiento de otras fuerzas pol铆ticas de izquierda en Valencia, Catalu帽a y Galicia. Meses atr谩s ya inaugur贸 esta ruta la dirigente Teresa Rodr铆guez (39) de la izquierda andaluza.

. Pablo Iglesias renuncia a la pol铆tica partidaria, la jefatura de Podemos y se abocar谩 a un proyecto medi谩tico, apoyo y asesoramiento a la izquierda alternativa en Espa帽a,  Europa y Latinoam茅rica. Ya comenz贸 su andadura respaldando a Castillo en la segunda vuelta de las elecciones en Per煤. Y lo m谩s importante: se cort贸 la coleta, decidi贸 cambiar de apariencia, ya que no pudo hacer nada trascendente en su paso por el gobierno.

. 脕ngel Gabilondo es obligado a renunciar a su acta de diputado en la Asamblea de Madrid; la ejecutiva nacional del PSOE destituy贸 al jefe de la agrupaci贸n madrile帽a y nombr贸 una comisi贸n interventora para llevar adelante las elecciones internas regionales.

.  Pedro S谩nchez pierde su poder absoluto y se debilita su liderazgo interno, probable vuelvan a la carga los barones territoriales para recuperar espacios en la ejecutiva nacional del PSOE, competir谩n con los candidatos del 鈥渟anchismo鈥 en las pr贸ximas elecciones internas de Madrid y Andaluc铆a.

Despu茅s de una semana Pedro S谩nchez reaccion贸. Aprendi贸 la dura lecci贸n declarando que: 鈥渆l Estado de Alarma es cosa del pasado鈥hora toca vacunar, vacunar y vacunar鈥. Quiere romper el cerco pol铆tico que le tendieron, por el momento lanza una arenga al electorado socialista: 鈥淟a izquierda volver谩 a Madrid鈥.

. VOX como agrupaci贸n pol铆tica reafirma su presencia en el sistema pol铆tico espa帽ol y mantiene el liderazgo de Roc铆o Monasterio (47). Se convierte en fuerza pol铆tica imprescindible para garantizar el gobierno del PP y  ratificaci贸n de Isabel Ayuso en la presidencia de la Comunidad.No exigir谩 espacios en la administraci贸n del gobierno 鈥攃onsecuente con su estilo鈥, pero si influir谩 en la elaboraci贸n de pol铆ticas afines a su ideario pol铆tico. Concentrar谩 sus fuerzas en afianzar su identidad pol铆tica para defender su espacio en el electorado de derecha. No quiere el destino de Ciudadanos: ser engullido/Absorbido por los populares.

. La agrupaci贸n Ciudadanos desaparece de la Asamblea madrile帽a pese a obtener 129.216 votos (3,57 %),  el no alcanzar el umbral del 5%, le impidi贸 acceder a cinco o seis diputados; su electorado opt贸 por apoyar el viraje al centro derecha impulsado por Pablo Casado. Es la segunda derrota de Cs en elecciones auton贸micas, el mes de febrero perdi贸 much铆simo espacio en Catalu帽a, en esa ocasi贸n sus votos fueron absorbidos por el Partido Socialista de Catalu帽a.

El resultado de las elecciones en Madrid, estableci贸 un nuevo estado de 谩nimo nacional. Los Socialistas perdieron el impulso electoral ascendente; considerar que S谩nchez en 鈥減ato cojo鈥 es muy precipitado, a煤n quedan 31 meses de gobierno. Los Populares recuperaron un importante espacio pol铆tico y acrecientan las posibilidades de volver a triunfar en las pr贸ximas elecciones generales.

Madrid, 12 de mayo de 2021聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽

Hugo Carvajal Donoso

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a trav茅s de Mar铆tima 100.9

Deja un comentario

Bot贸n volver arriba