BCB espera recuperar Reservas Internacionales con más deuda y con el nuevo ciclo del Litio

El BCB asegura que no se ha tocado fondo por la caída de las Reservas Internacionales

El Gerente de Operaciones Internacionales del Banco Central de Bolivia, Antonio Obando, aseguró que la máxima entidad monetaria del país espera que las Reservas Internacionales se recuperen en el corto y mediano plazo gracias la obtención de mayores empréstitos internacionales por unos 700 millones de dólares, al pago de 200 millones de dólares de deuda de Argentina, la llegada de ingresos por la venta de litio y por la flexibilización monetaria de Estados Unidos que permita proveer mayor cantidad de dólares al sistema internacional.

En diálogo con Asuntos Centrales, Obando destacó que el “dólar paralelo” se incrementó por razones estacionales, pero que tenderá a una estabilización respecto del “dólar oficial” en las próximas semanas.

Este es el diálogo que brindó Obando sobre la crisis de la Reservas Internacionales:

– Las reservas internacionales cayeron a 1.709 millones de dólares al 31 de diciembre de 2023, 438 millones menos que en agosto. diversos analistas señalan que la situación de las reservas es crítica y alarmante. ¿Cuál es su evaluación?

– Evidentemente, hemos observado en 2023 una reducción de las Reservas Internacionales, que ha sido resultado de varios factores, entre ellos un entorno internacional algo complicado. Las tensiones geopolíticas en el mundo y las disrupciones en las cadenas productivas han generado inflación a nivel mundial. Por esta inflación, se ha visto la necesidad de aplicar una política monetaria contractiva por los principales Bancos Centrales del mundo, especialmente, la Reserva Federal de Estados Unidos. Esta política monetaria lo que ha hecho es absorber y reducir la cantidad de dólares que hay en la economía de Estados Unidos que, por su vínculo con el comercio internacional, ha reducido la cantidad de dólares en el resto de mundo. Entonces, la reducción de Reservas Internacionales no solo se ha visto en Bolivia, sino en el resto de los bancos centrales del mundo.

En el primer semestre, la economía boliviana estuvo marcada por la incertidumbre y un poco de pánico. Los ciudadanos vieron la necesidad de refugiar su riqueza en dólares. Esa demanda fue inusual y especulativa en algunos casos ya que los actores que están en el negocio de los dólares vieron una oportunidad de generar beneficios por un 9% por ese diferencial cambiario. Ese factor especulativo se agotó en el segundo semestre de 2023 cuando ya no se vio esa demanda inusual de dólares. Por eso, entre septiembre y noviembre las Reservas Internacionales se habrían estabilizado hasta alcanzar los 1.700 millones de dólares.

También hay que señalar que, con los procesos inflacionarios internacionales, los costos de los combustibles en el extranjero también han sufrido un incremento importante, por lo que hay un desbalance que ha ido consumiendo las Reservas Internacionales.

Alarmante es no tener Reservas Internacionales. Las Reservas Internacionales responden también ciclos económicos. Después de la nacionalización de los hidrocarburos en 2006, las

Reservas Internacionales tuvieron un incremento acelerado, alcanzando su máximo en 2015 con 16.000 millones de dólares anuales. Ese ciclo del gas se ha agotado, ha llegado a su culminación.

Lo que tenemos que ver para adelante es cuál es el siguiente ciclo económico que nos permitirá recuperar las Reservas Internacionales. Esto pasa ahora por la economía del litio, el sulfato de litio tiene un gran valor en el mercado internacional. Terminado el ciclo del gas, lo que se viene en los próximos meses o años es el ciclo del litio.

– El nuevo ciclo del litio puede tardar meses o años. hoy la composición de las reservas señala que tenemos $us 166 millones líquidos (143 millones según su aclaración) y 1.566 millones en oro. un diputado opositor alerta que esos 166 (143) millones nos alcanzan para pagar una semana de combustibles importados. ¿Estamos tocando fondo?

– No estamos tocando fondo, definitivamente no es así. Eso 143 millones de dólares es lo que nos queda si se paraliza el resto del mundo, es decir, si no recibimos flujos. Las Reservas Internacionales son el resultado de los flujos diarios que recibimos como país. Los flujos están cayendo, pero 143 millones no es lo único que nos queda. Esperamos desembolsos de créditos por 700 millones de dólares, la regularización de la deuda con Argentina que son unos 200 millones de dólares y los recursos que puedan venir de la negociación del litio. No es solo hablar del saldo, sino del flujo que se espera en los próximos meses.

– El “dólar paralelo” sigue subiendo, hoy está entre 7,70 y 7,80 bolivianos, pero -además- es cada vez más escaso para el sector productivo que necesita importar bienes y servicios. ¿Qué está haciendo el Banco Central para garantizar la provisión de dólares y evitar una escalada del “dólar cambista”?

– La demanda de dólares en el mercado también responde a ciclos. Noviembre, diciembre y enero son las temporadas de mayor demanda, especialmente del sector comercial. Ese incremento del dólar paralelo responde a una demanda estacional. Nosotros como banco estamos dotando billetes en dólares al sistema financiero, para que estos puedan distribuir a importadores y comerciantes.

– ¿En qué está fallando la estrategia fiscal del Gobierno para estabilizar y recuperar las reservas internacionales?

– Muy poco puedo opinar sobre la estrategia del Gobierno para recuperar las Reservas Internacionales. Sin embargo, entiendo que viendo cómo regular el déficit fiscal, cómo emitir más deuda externa y cómo sincronizar los programas productivos para generar más recursos. Pero sobre la estrategia para reforzar las Reservas Internacionales debe responder el Ministerio de Economía y Finanzas. El Banco Central no tiene mecanismos para incrementar las reservas, nosotros solo mostramos los resultados de varios factores que hay en la economía que están administrados por el Ministerio de Economía y Finanzas. El BCB solo funge como agente financiero del Gobierno, administrando los excedentes.

– La recuperación de las reservas pasará entonces por mayor endeudamiento, pago de deudas de Argentina y más recursos del Litio… – Y por un cambio en la política monetaria de Estados Unidos. Si Washington comienza a aplicar una política monetaria expansiva que permita incrementar más dólares en la economía global, esto puede llevar a que las tasas de interés bajen y que se puedan emitir bonos soberanos a menores tasas de interés y sea más fácil acceder a créditos internacionales. El flujo de dólares en 2024 tiene que cambiar porque el ciclo económico en Estados Unidos también está cambiando en un contexto recesivo. La Reserva Federal tendrá que inyectar más dólares en el mundo y eso traerá un cambio.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba