Economía creativa, el desafío para impulsar a los emprendedores bolivianos

En cualquier rincón del país, en este preciso momento, una idea puede estar camino a convertirse en un emprendimiento, en el que la originalidad y el talento se fusionan para ser una herramienta del desarrollo económico boliviano.

El libro “Economía Creativa en Bolivia”, del investigador del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Santiago Laserna, muestra un panorama completo sobre las oportunidades que existen en el país y cómo la creatividad y la innovación pueden ser un verdedero motor del desarrollo.

Laserna explica que simples ideas o iniciativas pueden ser un potencial transformador de las ciudades y escalar internacionalmente. “La economía de Bolivia es una fuente renovada de oportunidades y progreso, desprendiéndose de prácticas económicas antiguas que demostraron no ser sustentables (…) Nos acostumbramos a siempre estar buscando el ‘próximo gas’ y eso nunca genera crecimiento sostenido. No hay ningún país que haya logrado desarrollo solo gracias a eso. Por eso es importante mirar a nuevas alternativas”.

El libro que además cuenta con la colaboración de Olimpia Peñaloza, Gabriela Sanjinés y Daniel Moreno, es el esfuerzo de mucho tiempo de investigación y se constituye hasta ahora en el documento más completo sobre este temática en el país.

Los datos

Para entender mejor cómo se da esta dinámica, Laserna divide la economía creativa en tres grupos:

Grupo 1: actividades económicas más creativas, artes y cultura. Personas que se dedican a la “fabricación de prendas de vestir”.

Grupo 2: actividades con una función práctica, como fabricación de muebles. También abarca a todo el sector deportivo.

Grupo 3: actividades que incluyen el rubro gastronómico y educación en todos sus niveles. También están las áreas de venta de productos fabricados en los dos primeros niveles.

La investigación indica que el 21% de la población económicamente activa de Bolivia de áreas tanto urbanas como rurales (conformada, por un total 6.742.720 trabajadores, según datos del INE a 2022), pertenecería a la economía creativa del país.

En el documento se presentan 24 áreas en las que se desarrolla la economía creativa, pero se destacan las disciplinas de gastronomía, moda, educación, artesanía y deporte.  Además un dato relevante es que existe una propensión clara de que la economía creativa está compuesta más por mujeres que por hombres, con un 65,58% de predominio del género femenino.

Por otro lado, las tres ciudades con mayor PIB de Bolivia (Santa Cruz, La Paz y Cochabamba) son también las que tienen mayor porcentaje de trabajadores en actividades creativas. “Esto refuerza nuestro postulación de que una economía grande tiene mayores probabilidades de también ser una economía diversa, apoyada en cierta medida por la innovación y la creatividad”, dice Laserna.

Consumos culturales

Un aporte trascendental del libro “Economía Creativa en Bolivia” es la encuesta sobre consumos culturales en el eje central La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, realizada hace solo dos meses. “Es un estudio único en el país y presentado como un reflejo de toda Bolivia y estoy seguro que va a generar mucho debate e interés por cómo se muestra a los bolivianos en sus hábitos de consumo”, dice el investigador del Ceres.

¿Qué música escuchan, qué libros leen, cuánto internet utilizan? Son algunas de las preguntas que se responden en esta encuesta, que posteriormente liberará los datos completos para que pueda ser insumo de nuevas investigaciones.

Según los datos, más de cuatro quintas partes de la población se enfoca en tres actividades: escuchar música, mirar televisión y usar internet. En un segundo grupo están los productos o soportes culturales que son empleados por más de la mitad de la población: radio, periódicos y libros. Por otro lado, alrededor de un tercio de los consultados consume videojuegos o va al cine, y casi una cuarta parte lee revistas, asiste a conciertos o va al museo u otros espacios patrimoniales similares.

Figura 20. Porcentaje de consumo cultural por grandes grupos

Fuente: Ceres. Encuesta de Consumo Cultural (Datacción SRL)

Datos sugerentes

Aunque la música es una de las actividades más consumidas, no se da en la misma proporción, de acuerdo a las regiones. Por ejemplo, la región metropolitana que tiene un porcentaje de consumo más alto es la de Cochabamba, con un 98% (casi el total de su población escucha música con regularidad), seguida de La Paz, con el 92% y Santa Cruz con el 85%.

Figura 26. Consumo de productos culturales de escucha

Fuente: Ceres. Encuesta de Consumo Cultural (Datacción SRL)

Respecto a la lectura, los datos son sugerentes y presentan algunos desafíos y oportunidades. Mientras que en La Paz y Cochabamba, el 58% de la población comparte el hábito de leer libros, en Santa Cruz llega solo a un 38%. Menos de la mitad de la población leyó un libro durante el último año.

Por otro lado, el uso del Internet, es una actividad frecuentemente realizada por los bolivianos, independientemente de área donde viven. Para la mayoría, su consumo va desde la utilización del WhatsApp hasta la visualización de vídeos en YouTube.  El 87% de las personas en el área metropolitana de La Paz se usa más internet, en Cochabamba lo hace el 86% y en Santa Cruz el 84%.

Y respecto a la diferencia por género, los datos indican que no existe una brecha notable, pues el 86% de los hombres hace uso de este recurso, respecto a un el 85% de las mujeres.

Este libro no constituye solo en una radiografía de la economía creativa boliviana, se presenta también como un desafío adicional para que se impulsen políticas estatales que ayuden al desarrollo de los emprendedores creativos. Por eso se incluyen casos de éxito de personas que con su talento y originalidad están siendo parte del crecimiento sostenido del país.

Un sitio web para unir a los emprendedores creativos www.economiacreativa.art

Los emprendedores creativos bolivianos tienen ahora un espacio que destaca sus iniciativas desde una perspectiva personal y motivadora. ¿Quiénes son? ¿Cómo llegaron hasta ahí? ¿Qué obstáculos superaron? ¿Cómo pueden vivir de sus sueños en el país?

Economiacreativa.art es un sitio web que forma parte de un gran movimiento que está impulsando el posicionamiento de Bolivia en la “economía creativa”. El proyecto  llega de la mano del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES) de Cochabamba, con el apoyo del Center for International Private Enterprise (CIPE) de Washington y el Instituto de Progreso Económico Empresarial (IPEE) de la Universidad Franz Tamayo.

Santiago Laserna, promotor de esta iniciativa, dice que en el sitio se podrá encontrar entrevistas a destacados emprendedores para mostrar la contribución que ofrecen al desarrollo económico dentro y fuera del país.

“Un emprendedor creativo es cualquier persona que se anima a lanzar su propio negocio a generar su propio empleo pero apoyándose principalmente en la innovación y la creatividad más que en un capital financiero. Por ejemplo, un pintor que gasta un monto básico en su lienzo, óleos o acuarelas puede llegar a vender un cuadro hasta en 500 dólares o más. Su valor es la creatividad y eso es lo que mueve la economía creativa”, explica Laserna, quien en los próximos días presentará un libro con importantes datos sobre esta temática.

El sitio web busca crear una comunidad de a través de un registro libre al que se puede acceder por un formulario. Eventos, noticias, capacitaciones y demás oportunidades serán algunos de los beneficios para los emprendedores que quieran formar parte.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba