Estrangulaban a YPFB y se hicieron a los locos

Los descomunales subsidios y la caída en los ingresos están poniendo en jaque a la economía boliviana

Gonzalo Chávez Álvarez / Economista y analista político

En algo que parece una estrategia de dosis homeopática, el gobierno vienes reconociendo, poco a poco, serios problemas de la economía boliviana. Pero al mismo tiempo, con un talento único sigue la escuela filosófica del despiste “yo no fui, fue teté”, y se deslinda de las responsabilidades que le corresponde como causante de la crisis económica.

Hace algunas semanas el presidente Arce reconoció que los subsidios a los hidrocarburos son descomunales. Esta semana reveló la negligencia con que se trató la política hidrocarburos del país. En efecto, se supo que fue una decisión del gobierno de Morales frenar la inversión en exploración y producción de gas natural, no obstante, las curiosas alertas que daba el jefe del gabinete económico Arce Catacora. Nadie me hacía caso, confesó el padre del milagro económico degradado a cajero por el expresidente Morales. Más aún reveló que el ministro de Hidrocarburos de la época, Luis Sánchez, era un chachón. No asistía a las reuniones del equipo económico y de gabinete donde se definía el nivel de inversión pública en el sector. Y lo más sui generis, nadie le decía nada. Fue este ministro y oceanógrafo quien revelo que Bolivia tenía un mar de gas. Arce sabía que esta era una mentira, con un pozo perforado al año esto era imposible. Nunca denunció la impostura.

En esta nueva coyuntura, el presidente actúa como Poncio Pilatos y se lava las manos con jabón patria. En la época, el corte de la inversión en exploración de gas y el total desorden en la política hidrocarburífera fueron alertadas por varios profesionales del área. Ahora sabemos que el ministro Arce coincidía con estas denuncias en el círculo íntimo del poder, pero hacia afuera, en el ámbito de la opinión pública, seguía construyendo la narrativa de que la economía estaba boyante y que poseía un blindaje de tortuga diluviana.

El ministro y ahora presidente Arce sabía de la debacle que se avecinaba en el sector gas natural. En 2014 se producían 60 millones de metros cúbicos al día (MMCD), pero ahora, con suerte, llegamos a 37 millones. Hace 10 años exportábamos 6.600 millones de dólares de este energético a Brasil y Argentina e importábamos en torno de 1.139 millones de dólares de gasolina y diésel. El superávit era de 5.000 millones de dólares. La renta gasífera (Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), regalías y otros impuestos, eran de 5.489 millones de dólares.

En el año 2022 esta renta se había reducido a 2.489 millones de verdes. Es decir, se habían esfumado de las arcas estatales 3.200 millones de washingtones. El año pasado fue el periodo de inflexión y Bolivia, de potencia gasífera, se convirtió en un importador neto de hidrocarburos. Vendimos 3.000 millones de dólares de gas y compramos 4.200 millones de gasolina y diésel. El déficit de la balanza energética fue de 1.200 y pagamos, además, 1.700 millones de dólares de subsidio a los hidrocarburos.

Como es obvio, junto a este declive del sector hidrocarburífero, también cayeron los ingresos del Estado y consecuentemente se secaron los recursos para gobernaciones, municipios y universidades. Recordemos que durante el auge, en año 2014, el 50% del total de las recaudaciones del Estado provenía de los impuestos, regalías y participaciones (en suma, todo el government take) del sector gas.

Esta es la abrumadora realidad de los hechos presentada hace muchos años por muchos opinadores y que ahora la primera autoridad del país reconoce que conocía y más aún, que había alertado al presidente Morales de los hechos, quien no hizo nada para evitar el estrangulamiento de las gallinas de los huevos de oro, YPFB, que era el generador principal del excedente económico que sustentaba al modelo económico. A rigor, ambos, presidente y expresidente, le serrucharon el piso a su engendro, uno por acción y otro por omisión. Ahora se revela la eutanasia, a cuatro manos, en el marco de una feroz disputa por el poder.

Pero para tranquilidad de todos, ahora que las vacas salieron del corral, las autoridades del gobierno decidieron cerrar la puerta y prometen, ahora sí, cientos de millones de dólares en exploración en 42 nuevos proyectos, que, si funcionan, en 5 años darán frutos. Pero la pregunta central a estas alturas de la coyuntura aquí es: Un gobierno que desde hace 10 años tiene un déficit público y tiene una enorme escasez de recursos, ¿cómo financiarán los nuevos emprendimientos?

El ataque de sinceridad del presidente se basa, sin embargo, en cargarle el muertito al candidato Evo, como parte de la ch’ampa guerra de la hermandad del poder. Pero aprovechando el viaje coyuntural de franqueza también se podría reconocer que estamos frente a una inflación reprimida, sobornada por subsidios que no son sostenibles. Que lidiamos con un crecimiento económico que declina a 10 años. Y que tenemos una tasa de desocupación que oculta una enorme precariedad laboral basada en una economía informal gigante. Así mismo, en un viaje en el tiempo, el ministro Arce podría alertar a los candidatos Arce y Morales que el origen de la escasez de dólares y diésel está en el déficit público que completa 11 años o que la destrucción del medio ambiente se basa en el modelo primario y extractivista que defienden con tanto ahínco.

Bueno hasta aquí llegue este año. No me queda más que agradecer, con el corazón, su amable compañía y lealtad semanal con esta columna. Soy grato también con todos los medios de comunicación que acogieron después del cierre de Página 7. Volveré a las trincheras del debate en tres semanas. Nos espera un próximo año complejo. Les deseo a todos unas maravillosas fiestas. Recarguen la resiliencia y alimenten la esperanza a pesar de los que nos gobiernan. Otro país, más justo y productivo, es posible y en el 2024 lo propondremos y defenderemos.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba