Gustavo Petro sufre dura derrota electoral en las municipales de Colombia

El oficialismo perdió en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta y Bucaramanga

No había comenzado la jornada electoral y Colombia ya sabía quién era el principal perdedor de los comicios locales. El presidente Gustavo Petro y su Pacto Histórico, atenazados por los fracasos de sus reformas y por la impopularidad del mandatario, no fueron capaces de presentar u orquestar candidaturas ganadoras en grandes ciudades y gobernaciones, reportó Daniel Lozado del diario La Nación.

Y donde sí lo hicieron, las urnas hablaron de forma muy contundente, decantándose por candidaturas de centro, centro-derecha e independientes, buena parte procedente de partidos tradicionales. La apuesta nacional huyó de la confrontación y la polarización a la que juega Petro, más preocupado por el conflicto de Gaza o los asuntos globales que muy poco interesa a los colombianos.

Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta y Bucaramanga se decantaron por opciones antigubernamentales, en lo que significa una derrota de grandes proporciones para Petro.

“La oposición con su influencia en el Estado quiso mostrar niveles de riesgo altísimo para estas elecciones. Querían construir un ambiente de miedo en la ciudadanía para sacar resultados electorales”, intentó justificar el primer mandatario cuando comenzaba un escrutinio muy desfavorable para su soñado cambio político.

Bogotá, fortín de Petro en las presidenciales del año pasado, mostró su desencanto con el presidente y apostó sin contemplaciones por el exconcejal y antiguo senador, uno de los hijos de Luis Carlos Galán Sarmiento, candidato presidencial asesinado en 1989 por sicarios a las órdenes del narco Pablo Escobar.

Durante la campaña, Galán se ha enfrentado directamente a Petro por el futuro del Metro, que el presidente quiere retrasar otra vez para construir un tramo subterráneo. Ha contado con la simpatía de la actual alcaldesa, la verde Claudia López, pero no de forma pública. “¡Si querían un plebiscito ahí lo tienen fuerte y claro! Bogotá se respeta, el Metro no tiene reversa”, se congratuló la alcaldesa del Partido Verde, en un mensaje directo al presidente.

La victoria de Galán, con el 49,02% de los votos, más de 15 puntos por encima de lo conseguido por Petro en 2011, hace innecesaria la celebración de un balotaje municipal, una de las novedades de estas elecciones exclusiva para la capital. Y la debacle oficialista es de tal envergadura que Bolívar (18,7%) ni siquiera quedó segundo, al verse superado por el independiente Juan Daniel Oviedo (20,12%), antiguo director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). “Siento un voto de castigo hacia el Pacto Histórico”, reconoció Bolívar, incluso con fallas a nivel regional por el “centralismo” y por falta de democracia interna.

En Medellín, la segunda ciudad del país, el voto opositor arrasó a los candidatos cercanos al gobierno. Fico Gutiérrez, exalcalde y excandidato presidencial, gobernará la capital antioqueña en los cuatro próximos años al obtener el 73,66% de los votos, victoria sin precedentes. A más de 63 puntos se situó Juan Carlos Upegui, que contaba con el apoyo del oficialista Daniel Quintero, polémico alcalde hasta hace unas pocas semanas, marcado por la corrupción y que se contemplaba como un posible sustituto para Petro dentro de tres años.

En Cali muy poco queda de quienes gestaron el paro nacional y las protestas de 2021, la gran catapulta de Petro a la presidencia. Danis Rentería, candidato gubernamental, acabó hundido en la tercera plaza con apenas el 10% de los votos. El ganador es el sorprendente Alejandro Eder, antiguo funcionario de las administraciones de Uribe y Santos en temas de paz e integración.

La pésima gestión del actual alcalde, el petrista Jorge Iván Ospina, dio alas a Eder, al frente del movimiento Revivamos Cali, quien se lanzó con el apoyo de firmas ciudadanas y al que después se le unieron varios partidos tradicionales.

Otro de los territorios que sumaron muchos votos para Petro el año pasado fue la costa caribeña, que este domingo se decantó en Barranquilla por Alejandro Char, uno de los miembros más poderosos del clan de los Char, en las antípodas políticas de Petro.

Lo sucedido en Bucaramanga, capital de Santander de donde salió el famoso ingeniero Rodolfo Hernández, rival de Petro en la segunda vuelta presidencial (cayó derrotado por menos de 700.000 votos), parece una instantánea actual de la política latinoamericana. El ganador, Jaime Beltrán, se autodefinió como el Bukele local en una ciudad de gran presión migratoria. Su apuesta por la mano dura se entremezcla con una agenda conservadora propia de un predicador de la Iglesia Movimiento Evangelístico Camino a la Libertad, en la que participa.

En las gobernaciones más importantes, como Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca, Santander y Atlántico se reprodujeron resultados parecidos, con el uribista Andrés Julián Rendón al frente de las votaciones en la tierra de su líder político.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba