La OTAN inició una reunión de urgencia por el impacto del misil en Polonia

Los embajadores definen los pasos a seguir tras la muerte de dos personas en el territorio de un país miembro de la alianza de defensa. Ucrania y Polonia aseguran que el proyectil fue lanzado por Rusia

Los embajadores ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) iniciaron este miércoles en Bruselas una reunión de urgencia para discutir sobre el impacto de un misil en Polonia, que mató a dos civiles en un pueblo cerca de la frontera con Ucrania, informaron fuentes diplomáticas.

La reunión fue convocada luego de que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, destacó en la noche del martes la importancia de que “todos los hechos sean establecidos”.

La explosión se produjo mientras Rusia lanzaba ataques aéreos generalizados en toda Ucrania e inmediatamente suscitó preocupación y confusión sobre si Rusia podría estar ampliando la guerra que lanzó contra Ucrania en febrero, arrastrando potencialmente a la OTAN al conflicto.

Pero tres funcionarios estadounidenses dijeron que las evaluaciones preliminares sugieren que el misil fue disparado por las fuerzas ucranianas contra un proyectil ruso entrante, y Biden dijo que era “poco probable” que fuera disparado desde Rusia. La portavoz jefe de la OTAN, Oana Lungescu, describió la explosión como un “incidente trágico”.

Polonia dijo a última hora del martes que estaba estudiando la posibilidad de convocar consultas de emergencia en virtud del artículo 4 del tratado fundacional de la OTAN, que prevé este tipo de conversaciones si uno de los 30 aliados considera que su territorio puede estar amenazado. Pero la reunión del miércoles no parecía ser una consulta en virtud del artículo 4.

Daños tras una explosión en Przewodow, un pueblo del este de Polonia cerca de la frontera con Ucrania (via Reuters)

Con las preguntas clave sin respuesta, una declaración firme de apoyo a Ucrania y a la investigación polaca parece el resultado más probable de la reunión del miércoles por la mañana, haciéndose eco de una declaración conjunta de los líderes de la OTAN y del G7.

“Ofrecemos nuestro pleno apoyo y asistencia a la investigación en curso de Polonia. Acordamos permanecer en estrecho contacto para determinar los próximos pasos apropiados a medida que avanza la investigación”, dijeron los líderes, al margen de las conversaciones del G20 en Indonesia.

“Reafirmamos nuestro firme apoyo a Ucrania y al pueblo ucraniano frente a la actual agresión rusa, así como nuestra continua disposición a hacer que Rusia rinda cuentas por sus descarados ataques a las comunidades ucranianas”, dijeron.

Desde que el presidente Vladimir Putin ordenó la entrada de tropas rusas en Ucrania, la OTAN ha tratado de evitar verse arrastrada a una guerra mayor.

La mayor alianza de seguridad del mundo se ha negado a enviar tropas a Ucrania y ha rechazado las peticiones de Kiev de vigilar una zona de exclusión aérea sobre sus ciudades, lo que podría requerir que los aliados derriben aviones de combate rusos o apunten a sistemas de defensa aérea en territorio ruso.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN (Reuters)Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN (Reuters)

Aunque algunos de los países miembros de la OTAN están proporcionando armas y otros apoyos, la OTAN como organización no lo hace. La alianza militar se ha centrado en aumentar sus fuerzas en los países miembros cercanos a las fronteras de Rusia y Ucrania para disuadir a Putin de que los ataque a continuación.

Después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero, Bulgaria, la República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia activaron las consultas urgentes del Artículo 4. Éstas se inician cuando “la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes (de la OTAN) está amenazada”.

En el improbable caso de que Polonia se considerara atacada, el gobierno de Varsovia, junto con sus aliados, sólo podría, tras esas consultas y otras reuniones, activar el Artículo 5 del Tratado de Washington. Esta cláusula de defensa colectiva exige que todos los miembros de la alianza militar de 30 naciones acudan en ayuda de cualquier aliado que sea atacado.

El artículo 5 sólo se ha utilizado una vez, por parte de Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre. Fue la llamada de atención que hizo que la OTAN y sus socios internacionales se desplegaran en Afganistán durante casi dos décadas en una operación de seguridad destinada a mantener a los talibanes fuera del poder.

Activarla en el caso de una Rusia con armas nucleares sería sólo un último recurso.

Artículo extraído de Infobae

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba