Reencuentro: Muestra de las obras seleccionadas del arquitecto Mario Ribera

En la búsqueda de su propia esencia y su llegada a destino, el artista Mario Ribera dejó como legado sus obras de arte, dibujos en la técnica estilográfica, que son presentados al público a partir del 19 de abril al 14 de mayo en el Museo de la Ciudad Altillo Beni.

Reencuentro es un capítulo en la vida del arquitecto y artista Mario Ribera, quien antes de su llegada a destino en esta vida, dejó como legado su libro donde se plasman una serie de dibujos que van más allá del mensaje, para que la gente pueda conocerlo, más allá de la belleza de lo sutil y sublime, hasta lo más complejo en su arte.

A pocas semanas de la presentación del libro, el Museo de la Ciudad Altillo Beni, inaugura hoy a las 19:30 horas, la exposición denominada “Reencuentro”, con obras de arte seleccionadas del arquitecto Mario Ribera.

Una muestra de 42 dibujos, seis de 1967, año en el que se descubre como artista, y el resto entre 2014 y 2020, al encontrarse nuevamente con su esencia, con el arte su pasión primera, después de cinco décadas de construir la ciudad como arquitecto en Santa Cruz, Además, se tendrá en vitrina el más reciente libro, para que los amantes del garabato y la técnica estilográfica, puedan trasformar su visión de la belleza.

“Es un evento en el que se sentirá la presencia de Mario Ribera y lo reconocerán a través de sus dibujos, o garabatos como él humildemente los llamaba. Ahí descubrirán el trazo honesto y virtuoso, del gran hombre y artista que fue. Mi padre falleció el 2021 y su último encargo en vida fue la conclusión del libro y la exposición de su arte”, expresó su hijo, Jorge Eduardo Ribera Peredo.

La editora del libro Reencuentro, Silvia Rózsa, define a la obra de Mario Ribero como una abstracción en extremo que “no se concentra en un figurativismo evidente, es espontánea y está habitada de contrastes de luz y sombra, de sosiego y vorágine, dotada de un estilo sui generis que trasciende en el tiempo.  Su potencial creativo seguirá deslizando trazos que emanarán libres en búsqueda de la belleza que lo habita”.

Para Jorge Ribera el arte va más allá de un legado que haya dejado su padre, es una lección de vida en la que una persona, luego de haber gozado del éxito en su carrera por la vida, con grandes y reconocidas obras, tiene el coraje de mirar hacia dentro y reinventarse, a partir de la humildad del punto y la raya de un dibujo.  Esta es la lección que nos da alguien que nunca se rinde y no deja de soñar hasta encontrar el sentido a su propia existencia.

“Construyó uno de los más importantes templos de nuestra ciudad, María Auxiliadora, todos lo recuerdan y reconocen por eso, pero él aspiró a más, a reencontrarse con su espíritu, después de tantos años. Admiraba los detalles de la creación de Dios, le fascinaba su belleza sin límite; nos queda un legado muy importante que vale la pena hacer notar, pero más allá del deseo de mantenerlo vivo, queremos que la gente lo conozca y aprenda de esa visión tan única que nos ha hecho quienes somos”, relata su hijo.

Mario Ribera se graduó como arquitecto en 1961, y con el interés de ampliar sus conocimientos en el área, realizó cursos de postgrado en la Facultad de Arquitectura de Madrid, 1965, donde inició su pasión por el dibujo.

Años después, tras décadas de dedicarse a su profesión, el 2014 se avivó el fuego de la pasión por el arte que había dejado en 1967, es así que da rienda suelta a su imaginación y comienza a dibujar y darle cuerpo a las líneas y “reencontrarse” con su esencia.

La muestra de arte estará abierta al público del 19 de abril hasta el 14 de mayo, en la que cada observador pondrá título a su obra e interpretará sus propias pasiones, pues los dibujos de Ribera nacen libres en la búsqueda de la belleza, en el placer. Es un juego, como él mismo lo define, en el que participa activamente el marcador y durante el cual la línea juega el rol principal.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba