Una alianza de 17 entidades de salud nace para ayudar a los bolivianos

Empresas privadas, casas de estudios superiores, fundaciones, colegio de profesionales y sociedades científicas se suman a este proyecto que es a nivel nacional.

Fue en febrero de 2019 cuando un grupo de entidades de salud comenzaron a trabajar de forma coordinada para contribuir a paliar las necesidades del sector en el país. Luego de tres años esta iniciativa se consolida con la participación de 17 entidades bajo el nombre Grupo de Alianza Público Privada en Salud (Gapps).

En este conglomerado de ayuda están entidades como la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), además de las universidades Udabol y Univalle entre otras instituciones. Son empresas privadas, casas de estudios superiores, fundaciones, colegio de profesionales y sociedades científicas que se suman a esta causa.

Diagnóstico

JICA coopera al sector salud en Bolivia desde 1978. Trabaja de manera coordinada, con el objetivo de contribuir a los planes de salud de los gobiernos nacional y subnacionales. “Durante estos años, hemos venido trabajando junto a las autoridades del sector salud, alineados a las prioridades sectoriales; entiendo la situación de la salud en los diferentes departamentos del país, incluyendo las poblaciones de área rural y urbana”, explica César Miranda, oficial de programas del sector salud, de JICA.

En los primeros 10 años en el país, JICA contribuyó al crecimiento del número de establecimientos de salud, mediante la construcción y equipamiento de hospitales especializados, como los institutos de Gastroenterología en La Paz, Cochabamba y Sucre, y el Hospital Japonés en Santa Cruz, entre otros.

Miranda acota que en los últimos 15 años son evidentes los esfuerzos del Gobierno para lograr cambios significativos que han fortalecido el sistema público de salud. “Puedo citar algunos como, el incremento del número de recursos humanos en salud y el incremento del número de establecimientos de salud de todos los niveles”. Añade que también se han implementado políticas y programas como la Salud Familiar Comunitaria e Intercultural Safci en 2008, en busca de eliminar la exclusión social sanitaria y profundizar la participación de la comunidad en la toma de decisiones relacionadas con la salud. El programa Mi Salud, de 2013, también apunta a profundizar la atención sanitaria a los bolivianos; también, de la mano del programa del Bono Juana Azurduy o la Telesalud.

“Lamentablemente, a pesar de todos los esfuerzos, todavía hoy Bolivia ocupa uno de los primeros lugares con los mayores índices de mortalidad materna e infantil en Latinoamérica. Aunque la situación ha mejorado, puesto que en la década de los años 80 la tasa de mortalidad infantil era mayor a 100 por mil nacidos vivos, ha bajado a 54 en 2000 y actualmente es cerca de 20; en tanto que la mortalidad materna era de 229 en el año 2000 y actualmente ha disminuido a menos de 160 por 100 mil nacidos vivos”, comenta Miranda.

JICA, añade Miranda, durante los últimos 20 años contribuyó en el fortalecimiento de las capacidades del recurso humano en salud, específicamente para el fortalecimiento de las redes de salud materno-infantiles, mediante la implementación de un enfoque integral que incluye el mejoramiento de la calidad de atención, fortalecimiento de la promoción de la salud, y fortalecimiento de la gestión y planificación en salud.

A pesar de todo este avance, aún hay mucho por hacer; aunque todo el trabajo de entidades como JICA sirven para tener un pantallazo del tema y avanzar en una línea operativa más acorde con lo que se necesita. “Con el conocimiento de la situación del sistema de salud podemos decir que una línea prioritaria es el fortalecimiento de las capacidades del recurso humano en salud”, acota Miranda.

Edwin Hurtado, de HP Medical, dice que el Grupo de Alianza Público Privada en Salud “se crea en febrero de 2019 para poder unir fuerzas entre empresas privadas nacionales e internacionales con la misión de contribuir a la calidad de atención en salud en todo el territorio boliviano en coordinación con el sector público”. La firma HP Medical está a cargo de la llegada de equipos e insumos médicos.

Pero no se trata únicamente de empresas; en esta cruzada por la salud boliviana, la periodista Carmen Melgar también es parte de la iniciativa con su programa de televisión Medicina al Rescate. Explica: “El sistema de salud requiere fortalecimiento, acciones que ayuden a una transformación, y entre proveedores, capacitadores y otros actores en salud, es preciso difundir lo que se está haciendo. No podemos usar lo que no conocemos, y por ello consideramos que la información en salud es clave en la transformación del sistema. Medicina al Rescate es la ventana por la que podemos visibilizar los esfuerzos de Gapps y su aporte al sistema de salud”.

Para Melgar, Gapps es una oportunidad para “poner herramientas al servicio de los usuarios de los servicios de salud, pero también de los prestadores de estos servicios. Capacitación, tecnología, investigación e innovación son algunas de las infinitas posibilidades que tenemos para una transformación real, con esfuerzos mancomunados. Cambiar las estadísticas es sólo un sueño si actuamos solos, pero si unimos esfuerzos y acciones, el modelo de salud se verá fortalecido y acorde a las necesidades actuales”.

La alianza está preocupada en dar respuesta a las enfermedades crónicas, en su mayoría prevenibles, y en el colapso de los hospitales públicos, entre otros muchos problemas existentes en la actualidad. “La urgencia está frente a nuestros ojos y actuar es un deber de cada ciudadano, por la salud propia y la de nuestros seres queridos”, añade Melgar.

Y ya existe un norte. Miranda, de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón, explica que en los primeros tres años de Gapps se han realizado más de 30 actividades, entre seminarios, talleres, cursos de capacitación y otras actividades. Se trabajó en temas vinculados a emergencias, pediatría, obstetricia, bioseguridad y gestión de residuos y mantenimiento de equipos biomédicos, entre otros.

Para 2022 se tienen planeadas actividades como cursos sobre Gestión de equipos médicos, un circuito nacional para la capacitación en RCP (Reanimación Cardio Pulmonar).

“Además vamos a realizar mesas de análisis sobre temas prioritarios que se incluyan en el nuevo Plan Sectorial de Desarrollo Integral del Sector Salud en Bolivia. Todas estas actividades, imprescindiblemente van a ser coordinadas con las autoridades del sector salud”, refiere Miranda.

La periodista Melgar recuerda que el país pasó por una etapa crítica entre 2020 y la actualidad. “La preocupación por el colapso en los sistemas de salud es la motivación principal, una crisis que ya se sentía antes de la pandemia, pero que la Covid-19 desnudó en su cara más desgarradora. Los hospitales requieren apoyos de todos, médicos, pacientes, autoridades y sociedad civil”.

En la actualidad la pandemia no es parte del pasado y aparecen otras enfermedades que ponen en vilo la salud del país. En ese contexto, el trabajo de la alianza resulta importante para la salud de la población en general.

Miranda es un poco más específico, informa: “La línea prioritaria definida por Gapps es el desarrollo o fortalecimiento de los recursos humanos en salud. Por lo tanto, las acciones van dirigidas a médicos, enfermeras, auxiliares o técnicos medios en enfermeria, nutricionistas y otros profesionales de la salud; o directamente relacionados con los sistemas de salud público y de la seguridad social”.

Gapps coordina labores desde 2019, pero la presentación oficial del Grupo de Alianza Pública Privada en Salud será hoy a las 8:00 en la Fexpocruz de Santa Cruz de la Sierra. El momento sanitario del país es complicado; pero se espera que esta iniciativa sea una ayuda exitosa por el bien de los bolivianos.

Asuntos Centrales

Programa radial que se emite de lunes a viernes de 17:00 a 19:00 a través de Marítima 100.9

Deja un comentario

Botón volver arriba